Las razones de las oposiciones a político.

March 9, 2011 at 6:49am

Nuestra propuesta es que se realicen unas pruebas similares a las que se hace a los médicos o profesores que trabajan para el estado o simplemente un reconocimiento de méritos donde se demuestre que el que accede a la carrera de político (que no al cargo, eso siempre lo han de votar los ciudadanos) tenga:

  • Conocimientos de Historia (incluyendo la Historia de la Política, Economía y Lengua) Derecho y Filosofía. 

Porque para comprender al pueblo y promulgar decretos que lo afecten, hay que conocerlo. Son los que se supone que se dan actualmente en la carrera de Ciencias Políticas pero en principio la prueba no evalúa de dónde puedan proceder esos conocimientos, solo si se tienen (se puede ser autodidacta).

  • Comprensión de todos o al menos la mayoría de los idiomas del territorio español.

No solo para ahorrar en traductores sino porque es un deber que todo el mundo pueda expresarse en cualquiera de las lenguas oficiales y, por tanto, es una obligación que los otros políticos lo entiendan sin tener que depender de otras personas o de la tecnología. (Nótese que es comprensión, no tienen por qué hablarlos).

  • Dominio de al menos una lengua vehicular extranjera.
  • Conocimientos teóricos y prácticos de un área en la que quiera especializarse (la carrera de medicina si busca ser ministro de sanidad, el ejercicio de maestro o profesor si quiere ser ministro de educación, etc.).
  • Aptitudes y actitudes para el cargo (comprobables mediante un test ético-psicológico que asegure que, independientemente de su orientación política, se rechaza la dictadura o cualquier sistema de gobierno existente o por existir que no tenga al pueblo como protagonista).
  • Aunque no acceda al cargo de presidente ni tenga ninguna intención, sería interesante que presentara una propuesta de gobierno (a modo de tesina, que también ayuda a evaluar las aptitudes y que además puede descubrir nuevas ideas de gobierno).

Aparte de esto, sería deseable que el opositor tuviera su propia carrera y profesión (no tiene por qué ser una licenciatura) en la que tenga experiencia - sobre todo para acceder a los ministerios, donde lo conveniente es ser experto en Sanidad (médico, enfermero, etc.), Educación (profesor), Justicia (abogado, juez, notario), etc., para que no dependa de lleno de la política - aunque durante el tiempo en que se dedique a la política pueda dejar dicha profesión para trabajar plenamente-.

 

 

El control de este sistema debería ser imparcial. Por eso partimos de un tipo de oposiciones (como las de profesorado) en las que, debido a la variedad de pruebas, evaluadores, etc., es muy difícil que alguien entre por enchufismo o favoritismo. Y tanto en estas como en todas las oposiciones a cargos públicos (como profesores, médicos, etc.) proponemos que haya cada equis tiempo unos exámenes de repuesto (que podrían hacerse incluso online para ahorrar gasto público).

 

Estas son las ideas que presentamos sobre los sistema gubernamental y educativo que tenemos en la actualidad y que, en nuestra opinión, también deberían cambiar (de forma que el pueblo pueda participar y opinar mucho más que una vez cada cuatro años, por ejemplo), pero vamos paso a paso.