Photos
Videos
ESTUDIEMOS DANIEL Y APOCALIPSIS
244
5
¿CUÁL ES LA VERDADERA CAUSA DE LA DIABETES TIPO 2 ?
269
6
Posts

JESÚS PERDONA Y SANA A UN PARALÍTICO

It looks like you may be having problems playing this video. If so, please try restarting your browser.
Close
3,108 Views
Vida Saludable is with Amelia Marlene Quintana Damián.

JESÚS PERDONA Y SANA A UN PARALÍTICO
Basado en Marcos 2:1-12

La curación del alma

...

Muchos de los que acudían a Cristo en busca de ayuda habían atraído la enfermedad sobre sí, y sin embargo él no rehusaba sanarlos. Y cuando estas almas recibían la virtud de Cristo, reconocían su pecado, y muchos se curaban de su enfermedad espiritual al par que de sus males físicos.

Entre tales personas se hallaba el paralítico de Capernaúm. Como el leproso, este paralítico había perdido toda esperanza de restablecimiento. Su dolencia era resultado de una vida pecaminosa, y el remordimiento amargaba su padecer. En vano había acudido a los fariseos y a los médicos en busca de alivio; le habían declarado incurable, y condenándole por pecador, habían afirmado que moriría bajo la ira de Dios.

El paralítico había caído en la desesperación. Pero después oyó hablar de las obras de Jesús. Otros, tan pecadores y desamparados como él, habían sido curados, y él se sintió alentado a creer que también podría ser curado si conseguía que le llevaran al Salvador. Decayó su esperanza al recordar la causa de su enfermedad, y sin embargo no podía renunciar a la posibilidad de sanar.

Obtener alivio de su carga de pecado era su gran deseo. Anhelaba ver a Jesús, y recibir de él la seguridad del perdón y la paz con el cielo. Después estaría contento de vivir o morir, según la voluntad de Dios.

No había tiempo que perder, pues ya su carne demacrada presentaba síntomas de muerte. Conjuró a sus amigos a que lo llevasen en su cama a Jesús, cosa que ellos se dispusieron a hacer de buen grado. Pero era tanta la muchedumbre que se había juntado dentro y fuera de la casa en la cual se hallaba el Salvador, que era imposible para el enfermo y sus amigos llegar hasta él, o ponerse siquiera al alcance de su voz. Jesús estaba enseñando en la casa de Pedro. Según su costumbre, los discípulos estaban junto a él, y “los Fariseos y doctores de la ley estaban sentados, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén.” Lucas 5:17.

Una y otra vez los que llevaban al paralítico procuraron abrirse paso por entre la muchedumbre, pero en vano. El enfermo miraba en torno suyo con angustia indecible. ¿Cómo podía abandonar toda esperanza, cuando el tan anhelado auxilio estaba ya tan cerca? Por indicación suya, sus amigos lo subieron al tejado de la casa, y haciendo un boquete en él, le bajaron hasta los pies de Jesús.

El discurso quedó interrumpido. El Salvador miró el rostro entristecido del enfermo, y vio sus ojos implorantes fijos en él. Bien conocía el deseo de aquella alma agobiada. Era Cristo el que había llevado la convicción a la conciencia del enfermo, cuando estaba aún en casa. Cuando se arrepintió de sus pecados y creyó en el poder de Jesús para sanarle, la misericordia del Salvador bendijo su corazón. Jesús había visto el primer rayo de fe convertirse en la convicción de que él era el único auxiliador del pecador, y había visto crecer esa convicción con cada esfuerzo del paralítico por llegar a su presencia. Cristo era quien había atraído a sí mismo al que sufría. Y ahora, con palabras que eran como música para los oídos a los cuales eran destinadas, el Salvador dijo: “Confía, hijo; tus pecados te son perdonados.” Mateo 9:2.

La carga de culpa se desprende del alma del enfermo. Ya no puede dudar. Las palabras del Cristo manifiestan su poder para leer en el corazón. ¿Quién puede negar su poder de perdonar los pecados? La esperanza sucede a la desesperación, y el gozo a la tristeza deprimente. Ya desapareció el dolor físico, y todo el ser del enfermo está transformado. Sin pedir más, reposa silencioso y tranquilo, demasiado feliz para hablar.

Muchos observaban suspensos tan extraño suceso y se daban cuenta de que las palabras de Cristo eran una invitación que les dirigía. ¿No estaban ellos también enfermos del alma por causa del pecado? ¿No ansiaban ellos también verse libres de su carga?

Pero los fariseos, temerosos de perder la influencia que ejercían sobre la muchedumbre, decían en su corazón: “Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?” Marcos 2:7.

Fijando en ellos su mirada, bajo la cual se sentían acobardados y retrocedían, Jesús dijo: “¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? Porque, ¿qué es más fácil, decir: Los pecados te son perdonados; o decir: Levántate, y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra de perdonar pecados,” agregó dirigiéndose al paralítico: “Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa.” Mateo 9:4-6.

Entonces el que había sido traído en camilla a Jesús se levantó con la elasticidad y la fuerza de la juventud. E inmediatamente, “tomando su lecho, se salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca tal hemos visto.” Marcos 2:12.

Hubo gran regocijo en la casa del paralítico cuando éste volvió trayendo con facilidad la cama en que lentamente lo habían llevado de su presencia. Le rodearon con lágrimas de gozo, pudiendo apenas creer lo que sus ojos veían. Allí estaba él delante de ellos en todo el vigor de la virilidad. Aquellos brazos que ellos habían visto sin vida, obedecían con rapidez a su voluntad. La carne antes encogida y plomiza, ahora la veían fresca y sonrosada.

El hombre andaba con paso firme y con soltura. El gozo y la esperanza se dibujaban en todo su semblante; y una expresión de pureza y paz había reemplazado las señales del pecado y del padecimiento. Una gozosa gratitud subía de aquella casa, y Dios resultaba glorificado por medio de su Hijo, quien había devuelto esperanza al desesperado, y fuerza al agobiado. Aquel hombre y su familia estaban dispuestos a dar la vida por Jesús. Ninguna duda obscurecía su fe, ninguna incredulidad disminuía su lealtad para con Aquel que había traído luz a su lóbrego hogar.

“Bendice, alma mía, a Jehová;
y bendigan todas mis entrañas su santo nombre.
Bendice, alma mía, a Jehová,
y no olvides ninguno de sus beneficios.
El es quien perdona todas tus iniquidades,
el que sana todas tus dolencias;
el que rescata del hoyo tu vida,
el que te corona de favores y misericordias;
el que sacia de bien tu boca
de modo que te rejuvenezcas como el águila.
Jehová el que hace justicia
y derecho a todos los que padecen violencia. ...
No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades;
ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. ...
Como el padre se compadece de los hijos,
se compadece Jehová de los que le temen.
Porque él conoce nuestra condición;
Se acuerda de que somos polvo.” Salmos 103:1-14.

Fuente: EL Ministerio De Curación, página 49-52

See More

MATUTINA NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN
El lugar de las obras buenas

26 de abril

...

Porque somos hechura suya, criados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviéramos en ellas. Efesios 2:10.

Que nadie tenga el concepto limitado y estrecho de que alguna de las obras del hombre puede ayudarle en lo más mínimo a liquidar la deuda de su transgresión. Este es un engaño fatal. Si queréis comprenderlo, debéis con humildes corazones examinar la expiación. Este asunto es tan poco comprendido, que miles y miles de personas que pretenden ser hijos de Dios son hijos del diablo, debido a que dependen de sus propias obras. Dios siempre pide buenas obras, la ley las exige, pero debido a que el hombre se colocó en pecado donde sus buenas obras no valen nada, puede servir únicamente la justicia de Jesús.—Manuscrito 50, 1900, pp. 4.

Pero, ¿es que las buenas obras no tienen un valor real? El pecador que cada día peca con impunidad, ¿es considerado por Dios con el mismo favor que aquel que, mediante la fe en Cristo, procura obrar en su integridad? Las Escrituras responden: “Somos hechura suya, criados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas”. En su disposición divina, mediante su favor inmerecido, el Señor ha ordenado que las buenas obras sean recompensadas. Somos aceptados únicamente a través del mérito de Cristo; y los actos de misericordia, las obras de caridad que realizamos, son el fruto de la fe, y se convierten en una bendición para nosotros, porque los hombres deben ser recompensados según sus obras. Es la fragancia del mérito de Cristo la que hace que nuestras buenas obras sean aceptas ante Dios y es la gracia la que nos capacita para hacer la obra que él recompensará. Nuestras obras carecen de todo mérito por sí mismas. ... No merecemos gracias de parte de Dios. Hemos hecho únicamente lo que era nuestro deber hacer, y nuestras obras no podrían haber sido realizadas con las fuerzas de nuestras propias naturalezas pecaminosas. —The Review and Herald, 29 de enero de 1895, pp. 65.

Cristo puede salvar hasta lo sumo. ... Todo lo que el hombre puede hacer en favor de su salvación es aceptar la invitación: “El que quiere, tome del agua de la vida de balde”. Apocalipsis 22:17. El hombre no puede cometer ningún pecado por el cual no se haya hecho el pago en el Calvario. —Manuscrito 50, 1900, pp. 4.

See More
Image may contain: text
Posts