Donde se gestó miedos nacio la INTOLERANCIA
La violencia es simplemente un resultado.... es una respuesta, es una reacción, es una explosión a una presión... es un regreso al equilibrio de fuerzas que accionan, coaxionan y presionan hasta reventar.
Una de muchas causas es la convivencia de personas en comunidades con anhelos y visiones diferentes, lugares en los que no hay un liderazgo que provoque armonía, orden y respeto (Los viejos abuelos de las familias).- En estas concentraciones donde se inserta desde el comienzo luchas pequeñas que a la larga son grandes batallas campales. El odio es una de estas calificaciones que se nutre de impotencias y de miedos a enfrentar el diálogo y la negociación, la mediación necesarísima para que las actitudes no se disparen hacia puntos de no retorno.
Ausencias de educación o de normas son algunos de los elementos que abonan a estos grandes conflictos que la humanidad vive desde la época de Caín y Abel (Figuras emblemáticas de las Escrituras). ¿Que más se puede odiar con tanta intensidad que no sea aquello que se amó con la más profunda convicción?... La frase: “Del amor al odio hay tan solo un paso...” Estas y muchas otras referencias pueden ser citadas de manera llana y simple para explicar que es lo que sucede en Barcelona por la mañana del 17 de AGOSTO en el barrio de Las Ramblas, o en NYC el 11 de Septiembre de un no muy lejano 2001
Saber que sucede en SIRIA o en CUBA, Venezuela recoge de manera sistemática puntos de vista que no convergen en una convivencia armónica, en una conveniencia general.- La supremacía de unos sobre otros tiene su raíz principal en los núcleos familiares, en familias dispares, en sociedades dispares, en la interacción de personas que albergan grandes abismos y diferencias entre sus culturas y doctrinas de pensamiento y que por desgracia conviven ya hoy en los mismos espacios...
Alvaro Lopez Tostado alta@altacorporativo.com