Jump to
Press alt + / to open this menu
Join or Log Into Facebook  
Do you want to join Facebook?
Sign Up

CÓMO CONTROLAR LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS

Podremos aprender a controlar los pensamientos negativos?

 

Hacer una limpieza mental a veces puede ser complicado. Los pensamientos, en ocasiones, no se pueden borrar así por así  y evitar que vuelvan a aparecer……pero sí podemos aprender a controlarlos. ¿Cómo? Con la atención selectiva.

Cuando le prestamos atención a un pensamiento, lo estamos reforzando. Si éste es positivo para nosotros, muy bien, pero si es dañino estamos cometiendo un error. Lo estamos haciendo más fuerte.

Les mostramos algunas ideas de manejar correctamente nuestra atención y evitar aumentar los pensamientos negativos:

  1. Ser consciente que un pensamiento es dañino para nosotros. Por ejemplo, experiencias anteriores de fracaso. ¿Será que vale la pena recrearse en ellas sólo por “placer“? Creo que no.
  2. Estar determinados a que el día de hoy no nos lo vayan a estropear pensamientos negativos. Recalquemos: sólo por hoy.
  3. Rodearse de energía positiva. Ya venga de manos de personas positivas, canciones, lecturas o de la preciosa Madre Naturaleza: impregnarse de lo bueno, como quien se perfuma al empezar la jornada.
  4. Cuidar el lenguaje. Aún cuando algo nos sobrepase en el día de hoy, hemos de decirlo de tal forma que no nos estemos arrojando piedras.
  5. Cuidado también con el lenguaje corporal. Camina con decisión. Vista al frente.
  6. Ser capaz de ver lo bueno en otros. Prestar más atención a lo bueno que hace la gente en lugar de centrarse en los asesinos y ladrones de las noticias.
  7. Sonreír. Es más difícil que nos asalten los pensamientos negativos cuando lucimos una sonrisa sincera.
  8. Prepárate para equivocarte más de una vez antes de que caiga el sol.  Nadie es perfecto. Tenemos que tolerarnos todos con nuestras metidas de pata y tú debes ser el primero en tolerarte a ti mismo.
  9. Ayúdale a alguien. Cuando somos presa de los malos pensamientos, es bastante efectivo dejar de pensar en nosotros y ponerse en los zapatos del prójimo.

Cuál de estas ideas manejas bien?