Jump to
Press alt + / to open this menu
Join or Log Into Facebook  
Do you want to join Facebook?
Sign Up

Una aproximación al análisis de las Costumbres, Tradiciones y Lenguaje Salvadoreño.

 Grupo de Música Popular de las comunidades de San Carlos Lempa,  en actividad conmemorativa a la Masacre ocucrrida el 29 de noviembre de 1974. en la Cayetana, Municipio de Tecoluca, San Vicente,  El Salvador, Centroamérica.Grupo de Música Popular de las comunidades de San Carlos Lempa, en actividad conmemorativa a la Masacre ocucrrida el 29 de noviembre de 1974. en la Cayetana, Municipio de Tecoluca, San Vicente, El Salvador, Centroamérica.

 

 

Una aproximación al análisis de las Costumbres, Tradiciones y Lenguaje Salvadoreño

 

Por: Álvaro Sermeño (Antropólogo, Miembro de la Asociación Salvadoreña de Trabajadores del Arte y la Cultura- ASTAC).

San Salvador, 6 de abril de 2011.

 

La sociedad salvadoreña  es el resultado  de la  interacción histórica social  económica de nuestro hoy llamado país El Salvador, fruto de la extinción  de la intentada conformación de la republica  federal de Centroamérica, como lo plantea  Rodolfo Cardenal: “la República Federal: Un proyecto sin fundamento”. La federación  también fue  un proyecto  típicamente criollo, Centro América jamás existió como unidad integrada, ya que la deudas contraídas fueron acumulándose en la nueva república, y que tales recaudaciones se hacían en los estado y no en la república, en todo caso, la cual aparece desarticulada sin fondos, inventada por el criollo,  frente a la necesidad histórica de lo que somos hoy como centroamericanos, identidades de manera  separadas.

 

En todo caso como nación centroamericana, sería hoy  muy complejo determinar que es la identidad centroamericana, pero en día, El Salvador es una nación, a igual que las del resto, nos conforma como naciones diferentes dentro de Centroamérica, esto, nos denota la diferencia entre nuestros vecinos y hermanos centroamericanos. Los salvadoreños y salvadoreñas somos el resultado del desarrollo social histórico, económico del país que se fue constituyendo como nació desde la independencia, y luego de la constitución de la república incipiente  de 1841. Surgió  como nación soberana e independiente,  producto de los intereses de los sectores sociales dominantes que conformaban los criollos, que buscaban su bienestar económico y social. De esta manera nos fuimos conformando como nación, y nos desarrollamos históricamente  y cultural de la fusión, entre las vertientes  étnicas  europeas y  prehispánica. Pero hay que considerar que no fueron las únicas que nos heredaron sus valores culturales,  la invisibilidad de la influencia africana, como de otros grupos sociales culturales étnicamente hablando  se fueron  integrando en la hoy llamada cultura salvadoreña. Estas manifestaciones que dieron origen a nuestra idiosincrasia,  y  especialmente a nuestras costumbres, fueron heredadas a través de los tiempos.  Las costumbres fueron  apareciendo frente a una necesidad de expresarnos con nuestra propia manera de ser. Pero antes debemos aclarar que comprendemos por costumbres.   

 

Las costumbres son producto de una interacción entre los seres humanos, igualmente, son comunes de alguna manera entre los animales, pero, antropológicamente,  dentro del  campo de las Ciencias Sociales, lo que denominamos “Costumbres”,  refiriéndonos  a toda esa práctica de las costumbres construidas socialmente frente a las necesidades de subsistencia, de interactuar frente al otro, así, la capacidades humanas de transmitir valores simbólicos a través de la tradición , las costumbres se convierten en el eje principal de trasmitir estos valores de una generación a otra.

 

Se le considera a las costumbres, a toda acción que interactúa frente  a la trasmisión de valores culturales, históricos, sociales, naturales frente al otro, con quien se comparten  dichas costumbres. Por tanto,  bajo estos aspectos podemos definir como lo plantean algunos  conocedores  que las costumbres, son todas aquellas acciones, prácticas y actividades que forman parte de la tradición de una comunidad o sociedad,  y que están profundamente relacionadas con su identidad cultural, con su carácter único y con su historia. Las costumbres de una sociedad son especiales y raramente se repiten con exactitud en otra comunidad, aunque la cercanía territorial puede hacer que algunos elementos de las mismas se compartan.

 

De esta manera, las costumbres y tradiciones se vinculan  entre ellas, ambas siempre con la identidad y el sentimiento de  pertenencia  de los individuos que conforman una comunidad. Las costumbres son formas, actitudes, valores, acciones y  sentimientos que por lo general tienen su raíz en tiempos inmemoriales y que, en muchos casos, no tienen explicación lógica o racional sino que simplemente se fueron estableciendo con el tiempo hasta volverse casi irrevocables. Todas las sociedades cuentan con su sistema de costumbres, siendo algunas de ellas más evidentes que otras.

 

Las costumbres son también las responsables de la creación de los diversos sistemas de comportamientos, reglas y rituales, en torno al derecho que rigen en las sociedades.  En nuestra sociedad salvadoreña, nuestros patrones culturales responden a los comportamientos de una serie de reglas preestablecidas, como son las costumbres de comer a unas determinadas horas del día, dormir, a otras horas. El  realizar una serie de actividades con un fin de compartir  e interactuar con los otros miembros de nuestra sociedad salvadoreña.  Esto es así porque los mismos se establecen en otras culturas o sociedades, en torno a lo que las costumbres y las tradiciones de una comunidad consideran valorable, ético, moral y necesario. De tal modo, mientras que en algunas sociedades, el incesto está claramente prohibido; en otras, la prohibición no es tan rígida, entre muchos otros ejemplos. Las leyes que se establecen a partir de las costumbres, se conocen como leyes consuetudinarias, y son por lo general leyes y normas que están implícitamente establecidas en la comunidad, es decir, todos las conocen y no es necesario ponerlas por escrito.  Igualmente, las costumbres se relacionan al campo religioso, nosotros tenemos manifestaciones culturales religiosas que responden a las occidentales cristianas y no a las de otras latitudes, tomando en cuenta que somos producto de la fusión cultural entre las vertientes indígenas y europeas, el mestizaje produjo nuevas manifestaciones que se entrelazaron.

-

En todo caso, las costumbres de un pueblo son únicas,  por lo general  irrepetibles. Sin embargo, hoy en día, el fenómeno de la globalización, y  todo ese concepto capitalista de convertirnos a todos los pueblos en “una sola aldea”  hace que las capacidades organizativas frente a la demanda popular, enfrente las invasiones culturales, con mecanismos que entran a accionar por parte de los pueblos en identificar valores culturales “propios”, frente a otros, que no lo son, de esta manera, la construcción identitaria se va desarrollando y constituyendo, transformándose,  así, responde al fenómeno socializador, entre los individuos,  los cuales a su vez comparten mediante las tradiciones y los valores culturales identitarios en las costumbres , acciones que conllevan a   promover sus valores que les identifican como propios.

-

Como lo plantea el  antropólogo Franz Boas,  en su definición de  particularismo histórico, las culturas más simples son las más complejas. Por lo cual, todo hecho cultural, especialmente, las costumbres y la relación con las tradiciones son el producto de la recreación y la transmisión de estas acciones de una generación a otra.

-

Las identidades nacionales, como  parte del proceso socializador, especialmente, aquellas manifestaciones  que nos identifica como salvadoreños, forman parte de nuestro sello de identidad nacional.  La tradición oral es una de ellas, a través del lenguaje, las  costumbres y tradiciones,  se transmiten, estas acciones culturales, así como demás expresiones culturales, tales como son las múltiples creencias y prácticas rituales que posee nuestros pueblos reflejados en los mitos, leyendas, fábulas, anécdotas y demás relatos populares trasmitidos oralmente, forman parte de la construcción de nuestras identidades culturales  nacionales.  Las leyendas tales como: El Cadejo, la Siguanaba, el Cipitillo,  la Carreta Chillona, El Justo Juez de la Noche, el Gritón, entre muchas otras manifestaciones simbólicas  de  nuestra Oralitura, conforman lo que denominamos patrimonio cultural nacional. La Oralitura es lo que comúnmente denominamos tradición oral, término acuñado antropológicamente a la actividad que tiene el pueblo hablante de transmitir hechos y relatos a través de la palabra, del discurso, del relato, de la narración descriptiva y creativa, ya sea en torno a leyendas, cuentos  y relatos populares entre otras manifestaciones de la palabra, todas estas forman parte de los relatos mágicos- legendarios e históricos, donde lo jocoso y lo misterioso se entremezclan, dando origen alo llamado tradición oral, la cual forma parte de la recreación que los salvadoreños y salvadoreñas. Hacemos de esta actividad cultural, un sistema simbólico cultural educativo, moralizador, en el fondo, mediante la tradición oral, manifestada en las leyendas, fábulas populares entre otras, se transmiten estos valores  morales, culturales, espirutales , religiosos todas esas manifestaciones  culturales inmateriales o intangibles de la cultura salvadoreña. En todo caso, buscan un  fin, el  de educar, como lo refiere Paulo Carvalho Neto, todo hecho social y cultural del folclore funge una proceso educativo que el pueblo encarna, la cual forma parte integral de la identidad nacional.

-

 De esta manera, la complejidad de la identidad nacional, es en todo caso lo que nos identifica como salvadoreños y salvadoreñas, lo que nos hace distinto frente a los otros. La suma de estas manifestaciones culturales de nuestras identidades culturales, son  colectivas.  La suma de las individualidades culturalmente hablando, es el resultado de las identidades culturales llamadas nacionales.  Las cuales constituyen las identidades de los pueblos,  son la viva expresión de la lucha por las identidades llamadas nacionales.

.

Para el caso salvadoreño, el lenguaje es el medio por el cual se difunde las expresiones identitarias como son los mitos, las tradiciones y las costumbres.

-

En todo caso es importante discutir que entendemos por lenguaje y sus subdivisiones, entre lengua, habla, dialecto entre otros son importantes para nuestra compresión, primero es importante destacar y definir que comprendemos por lenguaje.

Vamos a comprender por  lenguaje, como la capacidad o facultad extremadamente desarrollada en el ser humano;  que forma parte integral de todo ser humano, por lo cual es  un sistema de comunicación netamente humana,  más especializado que los de otras especies animales, a la vez es  de carácter  fisiológico y psíquico, que pertenece tanto al dominio individual (el hablante),  como al social  y cultural, y que nos capacita para abstraer,  conceptualizar , y comunicarnos entre los seres humanos.

-

Según Ferdinand de Saussure, el lenguaje humano está  estructurado, es decir forma una estructura, y  debe diferenciarse entre lengua y habla.

-

Así el habla es el proceso del lenguaje articulado, cuando expresamos nuestra lengua,  para el caso la lengua salvadoreña.  El habla es la articulación del la lengua o idioma,  todos los miembros de  una sociedad  hablamos, y de esa manera transmitimos nuestros valores culturales identitarios que conforman nuestros mitos y leyendas, nuestras creencias religiosas, nuestra cosmovisión de mundo, es decir nuestra forma de pensar  lo realizamos a través de la lengua y el habla que es la articulación de la lengua o idioma, para el caso nuestra lengua salvadoreña.

-

La representación de dicha capacidad  creativa simbólica que poseemos los salvadoreños, es lo que se conoce como lengua,  que la conforma  los signos lingüísticos que nos identifica como salvadoreños y salvadoreñas  y que nos permite entendernos y comunicarnos.

-

Cuando hablamos de dialecto, en muchas ocasiones se confunde como inferior a idioma, el dialecto es  una  variante regional o geográfica de hablar un idioma (por ejemplo nuestra lengua salvadoreña  es una dialecto del  idioma español  o castellano en general), es el  hablado o articulado  dentro de nuestro país  El Salvador.  En todo caso, el dialecto  salvadoreño forma parte de la  lengua española, y nos identifica  diferente y particularmente perteneciente a una sociedad determinada. Nos hace  frente a los otros hablantes del español  hablado en el mundo distintos, es nuestra particularidad de hablar nuestra lengua, y que se expresa con rasgos distintivos.

-

El antropólogo  salvadoreño Pedro Geoffroy Rivas nos señala, esas definiciones que nos identifican  como salvadoreños. En su Lengua Salvadoreña, nos relata el valor identitario que poseemos ricamente , fruto de  la fusión de las vertientes lingüísticas indígenas y europeas, este sincretismos cultural,  producto del mestizaje, aunque hay que agregar, las expresiones lingüística de origen  africano, como de otras costumbres y vocablos  extranjeros, han ido formando paulatinamente nuestra lengua salvadoreña.

-

Podemos asegurar que la  lengua de un pueblo es la cultura que este posee, y forma parte de nuestra manifestación de identidad nacional, que nos hace diferente frente a otros. La  lengua o lenguaje, las costumbres y tradiciones  forman parte de nuestra integralidad, y son la viva expresión de nuestros pueblos,  que denota valores propios de nuestra cultura nacional.  De esta manera,  la trasmisión de valores culturales que nos identifica como salvadoreños y salvadoreñas son el reflejo de nuestra  manera de ver el mundo, de pensar, esto es lo que llamamos nuestra  cosmovisión.  El  nivel de comparación de las formas de pensar mediante el lenguaje,  conforma nuestra herencia cultural,  transmitida generacionalmente. Nuestra manera de pensar y actuar es la práctica cultural que ejercemos  de una generación a otra, en todo caso, el pensamiento y lenguaje son categorías inseparables, las cuales a su vez conforman nuestras identidades culturales

-

 Todo lenguaje hace que muchas de las tradiciones y costumbres de algunas regiones del planeta se propaguen  y se les identifique como tales. Las tradiciones y costumbres que  hayan desaparecido o perdido su fuerza frente a las costumbres importadas desde los centros de poder, principalmente Estados Unidos y Europa, son el resultado de los niveles de aculturación, el cual es un proceso de  introducción de valores culturales de otra cultura en las propias,  para nuestro caso, es la importación de valores culturales impuestos  o adquiridos frente al proceso de globalización. Y desde la llamada Conquista Española, este proceso de aculturación produjo la pérdida y la transformación  de otras formas culturales en nuestros pueblos autóctonos; se dejó de hablar el náhuat, y otras lenguas indígenas, se dejó de practicar nuestras expresiones  religiosas ancestrales de origen indígenas y se impuso  el cristianismo católico, este proceso del sincretismos cultural que a su vez  es la mezcla desigual del invasor frente al vencido.  Por otro lado, nuestra cultura nacional fue  formándose en ese proceso  deculturación, es decir de la pérdida de las culturas  de origen prehispánico y se transformó  gradualmente en lo que hoy conocemos en nuestra sociedad, al cual le llaman folclor, como una cultura  que se transforma en por esa relación desigual, en muchos casos impositiva  por las fuerzas imperialistas globalizantes.

-

No cabe duda, que nuestra lengua salvadoreña, al igual que todas  las que conforman las lenguas  y lenguajes del mundo son la expresión auténtica de la cultura a la cual pertenecemos como sociedades. Cada lengua es importante, así nuestro salvadoreño es una variante dialectal de la lengua hispana castellana, parte de la cual conformaos nuestra lengua salvadoreña,  de igual manera, la influencias de extranjerismos en nuestra lengua es el resultado  de la interacción o no, ya sea por la imposición  de las clases dominantes , por la influencia o contacto con los grande s capitales financieros extranjeros que nos tragan o nos devoran  con sus economía de libre mercado a nuestro pequeño mercado nacional. De esta manera, la cultura salvadoreña se expresa  mediante la lengua salvadoreña su mayor expresión de identidad, así, cada palabra considerado  “salvadoreñismos” es  parte de nuestra herencia cultural, y no cabe duda que cada salvadoreño y salvadoreña, nos identificamos pronto frente a nuestro tono de voz, de nuestra manera de hablar, ya sea “champepiado” o como las denominadas llamadas “malas palabras” , como lo plantean muchos  lingüistas, nadie usa malas palabras, cada palabra no es mala, ni  buena, solo es la suma de la expresión semántica  y pragmática de nuestra lengua  frente a las diversidad cultural  de nuestro entorno

 

Para finalizar, cada  costumbre, tradición y lenguaje salvadoreño está estrechamente muy vinculado a nuestro identitario nacional, no cabe duda que cuando oímos como nosotros hablamos allá fuera de las fronteras nacionales de nuestro paisito, nos damos cuenta lo valioso que tenemos como  producto nuestro considerado nacional. Y frente a la agresión de los tratados libres de comercio, la Globalización nuestra salvadoreñidad subsiste hasta que el último salvadoreño y salvadoreña deje de sentirse como tal dejaremos en la historia  lo que intentamos ser nación soberana frente al yugo opresor de los de afuera y de los de adentro.

 

La reciente llegada del máximo representante de la nación de la confederación de estados norteamericanos,  la visita Barack Obama, nos demostró que frágiles somos frente a la otredad, frente al otro que demuestra poderío económico militar frente al nuestro, las calles se cerraron para que pasara tranquilamente el representante del imperio del gran capital financiero  de los Estados Unidos, y  nos demostró que las calles ya no eran de ese pueblos sino de él que nos imponen patrones de conducta ajenos a los intereses de las grandes mayorías, así , cada símbolo fue mancillado , lo soberano, la memoria histórica, y todo lo sucedido en su visita, ocultaron la cara de el verdadero pueblos de sus costumbres frente al otro, le cerraron y maquillaron las calles inexistentes que de acuerdo a las costumbres  y tradiciones  y dentro de nuestro lenguaje de comportamiento le mostraron al mundo del imperio lo que no somos, calles aparentemente tranquilas , limpias , de todo, hasta de la gente transeúnte que deseaba ver al  presidente norteamericano y que se llevó el chasco de que le echaran  de sus calles y armados  como si fuese la última batalla  de la conquista de casi hace 520 años  nos invadieran las calles de San Salvador con un ejército con aviones, helicópteros, tanquetas , cañones y ametralladoras  punto cincuenta, y todo el arsenal de guerra que los gringos han invertido en materia militar  en los ejércitos de América latina para sus servicios fieles ante la llegada del señor feudal, que nos convierte precisamente en pequeños feudos frente a sus  intereses que nos  tratan  de alejarnos de nuestras identidades nacionales y sobre todo de nuestras identidades sociales y políticas frente al  extranjero que nos despoja de nuestras tradiciones, costumbre y lenguaje salvadoreño, y en especial de nuestras economías y recursos naturales.

 

 ____________________________

 

FUENTES CONSULTADAS:

 

- Antropología, Lecturas.  Bohannan, Paul y Mark Glazer. Editorial Mc Graw- Hill. Segunda  España.

 Identidad Nacional  y Globalización.  Dieterich, Heinz.  Editorial  Nuestro Tiempo. San Salvador. 2000.

- Las Identidades en El Salvador,  Anuario de Investigaciones 2  Compilación autores varios.. Universidad José Matías Delgado. San Salvador, 2002.

 

- Manual de Historia de Centroamérica, Cardenal, Rodolfo. UCA Editores, San Salvador,  1996.

Parte del folclore se entrelaza con lo identitario en la construcción de una Memoria Histórica  y el desarrollo de actividades culturales de las comunidades del Bajo Lempa, Municipio de Tecoluca, Dpto. de San Vicente. El Salvador.Parte del folclore se entrelaza con lo identitario en la construcción de una Memoria Histórica y el desarrollo de actividades culturales de las comunidades del Bajo Lempa, Municipio de Tecoluca, Dpto. de San Vicente. El Salvador.